Existen una serie de problemas de salud del verano puede verse dañada por problemas como la deshidratación, las picaduras, conjuntivitis,…

Cuando llega el periodo estival tenemos un sentimiento extendido de bienestar porque los días son más largos, llegan las vacaciones, tenemos más tiempo libre, … Pero también aparecen problemas de salud del verano que son más comunes que en otras épocas del año.

Hay que seguir una serie de recomendaciones para disfrutar al máximo de las vacaciones. Sigue estos consejos y evita los principales problemas de salud del verano.

Principales problemas de salud del verano

Deshidratación

La falta de hidratación en unos de estos principales problemas. Debemos aumentar el consumo de agua a lo largo del día. En los casos de calor extremo se recomienda tomar bebidas isotónicas para evitar la pérdida de sales minerales asociada a la sudoración.

Problemas oculares

Los problemas en los ojos aumentan hasta un 25% durante el verano. Las causas más comunes son la exposición solar, que conlleva un mayor riesgo de padecer cataratas, ceguera temporal y conjuntivitis. Los síntomas más frecuentes de estos son picores, ardor, visión borrosa o «sensación de arenilla en el ojo”.

Para evitarlos estos problemas de salud del verano debemos utilizar gafas de sol de calidad y gafas de bucear a la hora del baño, usar una gorra o sombrero que haga las veces de protector solar y no olvidar las lágrimas artificiales, que refrescan y calman las molestias más leves.

Picaduras

Las picaduras de algunos insectos pueden llegar a causar infecciones graves como la anafilaxia, cuya incidencia es hasta tres veces mayor en los niños de entre 0 y 4 años y engloba síntomas que van desde enrojecimiento y picor cutáneo hasta bajadas de tensión y náuseas. Las picaduras de abejas y avispas son las más comunes.

Intoxicaciones alimentarias

Es uno de los problemas de salud del verano más peligroso. Debemos tener cuidado con lo que se come; las altas temperaturas afectan de forma directa a la salubridad de los alimentos frescos, favoreciendo la aparición de microorganismos que generan infecciones tales como diarreas y salmonelosis.

Patologías bucodentales

El calor constituye el espacio idóneo para las bacterias que campan a sus anchas en nuestra boca. A esta circunstancia se suma que, en verano, resulta frecuente descuidar los hábitos de higiene bucodental, lo que genera un aumento en la incidencia de gingivitis y caries, acompañando además a un incremento de pérdida de piezas dentales. Hay que intentar cepillarse los dientes después de cada comida, incluso en vacaciones, aunque el ritmo de vida sea diferente.

Otitis

El dolor de oídos es otro de los problemas de salud del verano más común. El uso de tapones es fundamental a la hora de prevenir las infecciones auditivas; también debemos secarnos bien con una toalla tras el chapuzón para evitar la humedad en el oído.

Cistitis e infecciones por hongos

Humedad, calor y aumento de la actividad física suponen una mezcla explosiva para la aparición de infecciones por hongos, que, presentes en entornos acuáticos, vestuarios y aseos públicos, multiplican la incidencia de este tipo de patologías. No caminar descalzo en espacios mojados, secarse bien y prevenir el sudor excesivo son las tres claves que la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc).

Siguiendo estos consejos podremos disfrutar y evitar estos problemas de salud del verano que pueden amargarnos estos días de sol y vacaciones. Ante cualquier problemas llamar a nuestra Clínica Virgen del Remedio y nuestros profesionales os ayudarán a solventar estos problemas de salud.

Fuente: consumer.es

Problemas de salud del verano

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies